¿Cómo ser más productivo?

Existen muchas acciones, hábitos y pensamientos que te pueden ayudar a ser más productivo.

Esta vez, dejamos de lado esos consejos repetitivos sobre productividad, y te damos 5 claves para que seas y te sientas altamente productivo.

1. Define tu concepto de productividad

¿Qué es ser productivo para ti? ¿Cuándo consideras que has tenido un día productivo y cuándo no?

La palabra productividad proviene del latín productos. El prefijo pro, que significa hacia delante y, ductus, que significa guiado, conducido.

Si te dejas llevar de esto, el hecho de realizar una sola tarea al día, te mueve un poco más hacia delante, por lo que ya eres productivo.

Una definición muy “de diccionario”, pero útil, es que la productividad es la relación de resultados y los recursos utilizados (tiempo, dinero, personas, tiempo).

Puedes ver: 3 Cosas que debes saber sobre productividad

Entonces, ¿qué son los resultados? Son los hitos o metas que componen tu objetivo, por tanto, para definir tu concepto de productividad debes aclarar cuál es tu objetivo, definir las metas que lo componen, y estas metas, distribuirlas en lapsos de tiempo: meses, semanas, días.

El cumplimiento de cada tarea, en el periodo establecido, que te ayude a completar las metas de tu objetivo, es tu definición de productividad.

2. Alinear todas tus acciones a tus objetivos te hacer ser más productivo.

Estar enfocado en tu objetivo siempre será un elemento clave para ser más productivo, la dificultad viene cuando te abrumas de “cosas por hacer”, que, aunque sí te corresponden, no te acercan a lo que buscar lograr.

Por ello, distribuir tus tareas en urgentes e importantes, resulta tan beneficioso.

Y aprender a delegar o permitirte dejar esperar las urgencias, hasta que cumplas con ese veinte por ciento (20%) de tareas importantes, que te acercan al ochenta porciento (80%) de resultados.

Podrías pasar todo el día trabajando en funciones urgentes, y al final de la jornada, te sentirás cansado y que no has hecho absolutamente nada.

Recuerda que estar ocupado y ser productivo no son sinónimos.

3. Aterriza. Se optimista sin dejar de ser realista.

¿Has sentido la frustración de no haber cumplido con todo lo que te habías propuesto para ese día? ¿no alcanzas los resultados semanales y mensuales que te propones?

Muchas veces se quiere forzar la capacidad propia, y terminas pidiéndole al cuerpo y la mente que hagan más de lo que pueden, teniendo como resultado frustración total.

Para aterrizar lo que te exiges, sin dejar de lado, el dar cada día un poco más, debes tomar en cuenta dos cosas:

1- Analiza el tiempo que debes dedicarle a cada tarea y toma en cuenta posibles factores externos que puedan obstaculizar su cumplimiento.

Tener dos reuniones y escribir un proyecto, pueden tomarte todo un día, y querer cumplir con más solo te agotará. Recuerda delegar.

2- De vez en cuando, agrega una tarea que lleve poco tiempo de realización y sepas que con algo de dedicación y enfoque puedes cumplirla dentro de tu horario.

Te puede interesar:  7 Ideas de negocios rentables para emprendedores. 

No pretendas que el mismo día de las dos reuniones y el proyecto, añadirle una tarea que normalmente haces en dos horas o tres.

4. Planifica la distribución de tu tiempo, sin robotizarte para ser productivo.

La planificación se posiciona desde el comienzo de todas nuestras labores, pero, es importante saber que tener el tiempo distribuido y seguirlo según tus planes no es siempre lo más conveniente y correcto.

Todos los días son distintos, existen factores externos que van en contra de nuestra voluntad. Ignorarlos te puede ayudar a cumplir con tus metas, pero te hará menos humano.
Utiliza la planificación como una guía para tus acciones, pero no como la única y monótona forma de alcanzar tu objetivo.

5. Aprende a desenfocarte.

Seguro que has aprendido a enfocarte, a dedicarte de entero a finalizar una tarea, pero no has aprendido el arte de desenfocar.

Desenfocarte de las labores, del trabajo, de ciertas situaciones y esto provoca inquietud, estrés, cansancio al cuadrado y disminuye tu productividad.

Cuando termines algo, guárdalo en un cajón de tu cerebro hasta que necesites volver a usarlo. Así mismo, tu tiempo de trabajo es para trabajar, el tiempo que te dedicas es tiempo para ti y el que le dedicas a tu familia, es de tu familia. Disfruta cada momento, cada ahora.

Haz una prueba, no dejes esto como una simple lectura y aplícalo en tu vida, profesional y personal, y sentirás los resultados.

Fuente: Consejos sobre productividad 

Pin It on Pinterest